Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Principal Lugar de poesia Lugar de pintura Lugar de opinion Lugar de música Música de películas Racó d'Elx Cajón de sastre Enlaces de interés Artículos anteriores Opinión - Cristofobia Opinión - Tu me dai la cosa me... Opinión - Entre cándidos y manipuladores Opinión - Un espejo donde mirarnos Opinión - Los límites del rencor Opinión - Profesionales de la ignominia Opinión - Farsantes y consentidores Opinión - El bufón y sus acólitos Opinión - Los elegidos Opinión - Los liantes Opinión - Osados ignorantes Opinión - Una ley defectuosa Opinión - Los nuevos tribunos Opinión - Los tramposos Opinión - Ignorancia y sectarismo Opinión - Derecho consuetudinario Opinión - A propósito de Andrea Opinión - Vapuleando la historia Opinión - Ideología laicista Opinión - Setenta y ocho años después Opinión - En el umbral de la ruina Opinión - La última astracanada Opinión - El fuego fatuo de la inspiración Opinión - Los descuajeringados Opinión - La que se avecina Opinión - El aliado irrelevante Opinión - Buitres carroñeros Opinión - La venganza de Schez. Opinión - Manipulación genética Opinión - Sin perdón Opinión -De odios y bajezas Opinión - Adeste fideles Opinión - El día se ha ido Opinión - Carrera hacia la muerte Opinión - ¡Ay, Llach, Llach! Opinión - De artistas y paseantes Opinión - De trileros y pringados Opinión - No tenemos miedo Opinión - Hombre de paja Mirando por la ventana - Articulos  Mirando por la ventana - Articulos  

Opinión - De trileros y pringados

OPINIÓN

Propia

DE TRILEROS Y PRINGADOS En las ciudades turísticas españolas, a pesar de la, a veces, presencia policial, suelen asentarse en los aledaños de los mercadillos –tan del gusto de los visitantes- unos grupos generalmente de etnia gitana con unas cajas de cartón de quita y pon –para recoger cuando avistan a la policía- en las que con una pelotita y tres cubiletes y un par de individuos que finjan apostar, son capaces de atraer la atención de los simples extranjeros que se creen capaces de ganar dinero a esta tribu tan bien organizada. Son los trileros, sinónimo de fraude y de gente fácil de engañar. En Cataluña, a raíz de la bufonada montada con vistas al 1 de octubre, fecha en la que, según algunos políticos catalanes que son difíciles de entender cuando intentan hablar en castellano, se celebrará un referéndum para separarse de la odiosa España. Una entidad denominada Ómnium Cultural, ha emprendido una campaña internacional para recabar apoyos al manifiesto secesionista y en defensa del derecho a decidir de Cataluña. De todos es sabido la facilidad que muchos individuos tienen para estampar su firma en cualquier papel que le pongan delante, sobre todo si luego se le da publicidad; es una forma como otra de hacer buena la archiconocida cita de Oscar Wilde de “Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti.”, es decir, como dijo una vez la académica Sofía Mazagatos “Estar en el candelabro”. Revisando la lista de “ilustres” firmantes, unos cincuenta foráneos, llama la atención especialmente algunos de ellos. A saber: Hristo Stoichkov, un búlgaro que fichó el Barcelona CF y que destacó más por la dureza de sus acciones, su conocido gen balcánico, su lenguaje subido de tono y la reiterada costumbre de escupir a los contrarios. Rigoberta Menchú, un fraude capaz de conseguir el Premio Nobel de la Paz por una biografía falsa que los medios de comunicación hicieron creer como auténtica. El antropólogo David Stoll desmontó, palabra por palabra, todos los tejemanejes que Rigoberta había construido para su biografía. No podía faltar el cantautor y sicario lírico Silvio Rodríguez, el apologeta y cómplice de la dictadura de Fidel Castro, quien defiende un referendo para los catalanes en nombre de la democracia y niega esta democracia a sus compatriotas cubanos. También está la firma de Gerry Adams, Presidente del Sinn Fein en Irlanda del Norte, arrestado en 2014 acusado de un asesinato en 1972. Y la firma más especial, la que da caché y categoría internacional Yoko Ono, la mujer que más daño hizo a la historia de la música pop, provocando que los Beatles rompieran la formación y que convirtiera a John Lennon en un juguete, aun con sus bellas canciones, sus millonarias cuentas corrientes y sus mensajes buenistas tipo Imagine. Todo esto para maquillar los malos resultados obtenidos por la Asamblea Nacional Catalana en su peregrinación por Europa, mendigando un lugar que nadie les ha reconocido. Después vendrá la creación de una caja de resistencia donde depositar dinero para hacer frente a las multas que les vengan, pero mucho me temo que ahí faltarán donantes, porque el dicho catalán sigue vigente: “la pela es la pela”.



Lugar para amigos

Lugar para la música

Lugar de poesía