Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Principal Lugar de poesia Lugar de pintura Lugar de opinion Lugar de música Música de películas Racó d'Elx Cajón de sastre Enlaces de interés Artículos anteriores Opinión - Grotesco Opinión - Cristofobia Opinión - Tu me dai la cosa me... Opinión - Entre cándidos y manipuladores Opinión - Un espejo donde mirarnos Opinión - Los límites del rencor Opinión - Profesionales de la ignominia Opinión - Farsantes y consentidores Opinión - El bufón y sus acólitos Opinión - Los elegidos Opinión - Los liantes Opinión - Osados ignorantes Opinión - Una ley defectuosa Opinión - Los nuevos tribunos Opinión - Los tramposos Opinión - Ignorancia y sectarismo Opinión - Derecho consuetudinario Opinión - A propósito de Andrea Opinión - Vapuleando la historia Opinión - Ideología laicista Opinión - Setenta y ocho años después Opinión - En el umbral de la ruina Opinión - La última astracanada Opinión - El fuego fatuo de la inspiración Opinión - Los descuajeringados Opinión - La que se avecina Opinión - El aliado irrelevante Opinión - Buitres carroñeros Opinión - La venganza de Schez. Opinión - Manipulación genética Opinión - Sin perdón Opinión -De odios y bajezas Opinión - Adeste fideles Opinión - El día se ha ido Opinión - Carrera hacia la muerte Opinión - ¡Ay, Llach, Llach! Opinión - De artistas y paseantes Opinión - De trileros y pringados Opinión - No tenemos miedo Mirando por la ventana - Articulos  Mirando por la ventana - Articulos  

Opinión - La que se avecina

OPINIÓN

Propia

LA QUE SE AVECINA En España, afortunadamente, el comunismo era un residuo de cenizas que a malas penas calentaba, y que se mantenían gracias a cuatro incombustibles; los que un 9 de noviembre de 1989 cerraron ojos y oídos para no querer ver una realidad: la asunción del fracaso comunista. Eran pocos y casi ya estaban en el espectro político, como una antigualla a la que se le perdonaba, con sonrisas maliciosas, las salidas de tono de unos representantes que ni escogidos para su patética representación. El triunfo sobre el comunismo, como antes sobre el nazismo, demostró que la aspiración innata del hombre a la libertad es invencible. Pasados más de 25 años del derribo del Muro, se ha corrido el riesgo de dejarnos cegar por el periodo de libertad, paz y prosperidad que hemos tenido, sin caer en la cuenta de que la amenaza totalitaria está siempre al acecho, con el mismo objetivo: crear una forma única de vida, donde el individuo no puede tener la libertad de elección personal, sin tener en cuenta la singularidad que ofrece la vida y la libertad. El hombre es dueño de su propia vida. He ahí la presa que todo totalitarismo busca estrangular con sus zarpas en forma de populismo y verborrea. Empezaron como si fuera una protesta pacífica, a lo que siguió ocupaciones de vía pública y toda la parafernalia que esos grupos suelen llevar: sus tenderetes, su música, sus megáfonos y mucha palabrería. Y detrás de todo ello el aparato ideólogo curtido y preparado en las aulas de las Universidades con dinero recibido del exterior. Resulta hilarante que aquellos que iniciaron estos movimientos en el mandato de un largo gobierno del PSOE, haya sido pieza codiciada por este partido para crear un gobierno de coalición, que de no haberse conseguido, no fue culpa precisamente del partido socialista, quienes estaban dispuesto a casi todo por el afán de tocar poder. La alianza neocomunista de Unidos Podemos puede superar al PSOE, con lo que se confirmaría la hegemonía totalitaria en la izquierda española, después del próximo 26 de junio, al haber renunciado los socialistas a la opción socialdemócrata centrista Mucha gente no se ha parado a pensar que con un gobierno totalitario se puede llegar a decidir la vida de un par de generaciones, sino más; como hemos podido comprobar en algunos países latinoamericanos lastrados por las formas de gobiernos comunistas. No habremos aprendido nada si olvidamos que la libertad no es algo que forma parte del orden de las cosas. Ser libres hoy no garantiza que lo seamos mañana. La libertad se conquista y hay que cuidarla y fortalecerla. Que algunos desencantados por la vida que les ha tocado vivir y otros personajes grises de la sociedad quieran reivindicar un sistema totalitario, sería como levantar un muro de hormigón para implantar un sistema carcelario entre la libertad actual.



Lugar para amigos

Lugar para la música

Lugar de poesía