Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Principal Lugar de poesia Lugar de pintura Lugar de opinion Lugar de música Música de películas Racó d'Elx Cajón de sastre Enlaces de interés Artículos anteriores Opinión - Un espejo donde mirarnos Opinión - Los límites del rencor Opinión - Profesionales de la ignominia Opinión - Farsantes y consentidores Opinión - El bufón y sus acólitos Opinión - Los elegidos Opinión - Los liantes Opinión - Osados ignorantes Opinión - Una ley defectuosa Opinión - Los nuevos tribunos Opinión - Los tramposos Opinión - Ignorancia y sectarismo Opinión - Derecho consuetudinario Opinión - A propósito de Andrea Opinión - Vapuleando la historia Opinión - Ideología laicista Opinión - Setenta y ocho años después Opinión - En el umbral de la ruina Opinión - La última astracanada Opinión - El fuego fatuo de la inspiración Opinión - Los descuajeringados Opinión - La que se avecina Opinión - El aliado irrelevante Opinión - Buitres carroñeros Opinión - La venganza de Schez. Opinión - Manipulación genética Opinión - Sin perdón Opinión -De odios y bajezas Opinión - Adeste fideles Opinión - El día se ha ido Opinión - Carrera hacia la muerte Opinión - ¡Ay, Llach, Llach! Opinión - De artistas y paseantes Opinión - De trileros y pringados Opinión - No tenemos miedo Opinión - Hombre de paja Opinión - Tiempos de odio Opinión - A vueltas con el himno Opinión - Entre cándidos y manipuladores Mirando por la ventana - Articulos  Mirando por la ventana - Articulos  

Lugar de poesia

Los derechos de los textos que aparecenen estas páginas y en la de los vínculos, pertenecen a cada autor

CansancioSentada es como si bebiera largos tragos de playa,pócimas de tonterías y me cortase las uñas,sin compañía. Es un cuento más, una residenciacara. Piso el suelo con bocados de ansiedady me lleno de reliquias el cuerpo, salgoasustando. Repito en larguísimo silencioabulias y taconeo deslizándome sin prisapor las avenidas buscando un no sé qué, aquelloque no se nombra porque no se sabe y acaparagran parte del día ponerme bajo una sombra.La que sea, a estas alturas elijo la que sea.

Tomando místicamente el amorRaro debut de mi calambre.Me costó la dicha saberla.Me dijo panorama muy sancionadora.Arrastré letargos y huecos díasmirándome las venas entre periódicosreleídos. Bajando la escalera del bar,siempre con una enfermedad terribleen mi soslayo recto. Entoncessupe desamar con elegancia,sin diatribas.Competencia de rosada quietud.Dedos onomatopéyicos, o esa sedtan rara.

Poemas deConha García

Córdoba 1956

Sin pudorCombar los pezones un poco soberanosno me veta. Tampoco vadeo si surgela bagatela. Me muero en pequeño,casi de mentira, porque después soy como otra,que se desarticula oceánicay queda esparcida a modo de ápice.

Amaneciendo en soledadSí que es ser de día vestirmecuando no tengo un sosiego enfrenteni nada en el costado, chupadade lástima voy vertiendo el trajeen mis brazos y lo encajocomo un sueño deseando un desnudomás constante. Más siempre.



Lugar para amigos

Lugar para la música

Lugar de poesía