Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Principal Lugar de poesia Lugar de pintura Lugar de opinion Lugar de música Música de películas Racó d'Elx Cajón de sastre Enlaces de interés Artículos anteriores Opinión - Grotesco Opinión - Cristofobia Opinión - Tu me dai la cosa me... Opinión - Entre cándidos y manipuladores Opinión - Un espejo donde mirarnos Opinión - Los límites del rencor Opinión - Profesionales de la ignominia Opinión - Farsantes y consentidores Opinión - El bufón y sus acólitos Opinión - Los elegidos Opinión - Los liantes Opinión - Osados ignorantes Opinión - Una ley defectuosa Opinión - Los nuevos tribunos Opinión - Los tramposos Opinión - Ignorancia y sectarismo Opinión - Derecho consuetudinario Opinión - A propósito de Andrea Opinión - Vapuleando la historia Opinión - Ideología laicista Opinión - Setenta y ocho años después Opinión - En el umbral de la ruina Opinión - La última astracanada Opinión - El fuego fatuo de la inspiración Opinión - Los descuajeringados Opinión - La que se avecina Opinión - El aliado irrelevante Opinión - Buitres carroñeros Opinión - La venganza de Schez. Opinión - Manipulación genética Opinión - Sin perdón Opinión -De odios y bajezas Opinión - Adeste fideles Opinión - El día se ha ido Opinión - Carrera hacia la muerte Opinión - ¡Ay, Llach, Llach! Opinión - De artistas y paseantes Opinión - De trileros y pringados Opinión - No tenemos miedo Mirando por la ventana - Articulos  Mirando por la ventana - Articulos  

Lugar de poesia

Los derechos de los textos que aparecenen estas páginas y en la de los vínculos, pertenecen a cada autor

ÉXODOEn lo alto del díaeres aquel que vuelvea borrar de la arena la oquedad de su paso;el miserable héroe que escapó del combatey apoyado en su escudo mira arder la derrota;el náufrago sin nombre que se aferra a otro cuerpopara que el mar no arroje su cadáver a solas;el perpetuo exiliado que en el desierto miracrecer hondas ciudades que en el sol retroceden;el que clavó sus armas en la piel de un dios muertoel que escucha en el alba cantar un gallo y otroporque las profecías se están cumpliendo: atónitoy sin embargo cierto de haber negado todo;el que abre la mano y recibe la noche.

CONTRAELEGÍAMi único tema es lo que ya no estáY mi obsesión se llama lo perdidoMi punzante estribillo es nunca másY sin embargo amo este cambio perpetuoeste variar segundo tras segundoporque sin él lo que llamamos vida sería de piedra.

Poemas deJosé Emilio Pacheco

México - 1939 - 2014

COPOS DE NIEVE SOBRE WINVENHOEEntrecruzados caen, se aglomeran y un segundo después se han dispersado. Caen y dejan caer a la caída. Inmateriales astros intangibles; infinitos, planetas en desplome.

CAVERNAEs verdad que los muertos tampoco duranNi siquiera la muerte permaneceTodo vuelve a ser polvoPero la cueva preservó su entierroAquí están alineados cada uno con su ofrendalos huesos dueños de una historia secretaAquí sabemos a qué sabe la muerteAquí sabemos lo que sabe la muerteLa piedra le dio vida a esta muerteLa piedra se hizo lava de muerteTodo está muertoEn esta cueva ni siquiera vive la muerte



Lugar para amigos

Lugar para la música

Lugar de poesía